Vino Dominio De Tares Cepas Viejas
zoom_out_map
chevron_left chevron_right

Vino Dominio De Tares Cepas Viejas

Vino Tinto de color rojo picota, con aromas de frutillos negros en confitura. Destaca su sabor rico, untuoso, especiado, con fruta negra bañada en chocolate y regaliz, de excelente paso y longitud. Elaborado por Bodega Dominio de Tares, D.O. Bierzo.

94

PEÑIN
BOTELLA:

0.75 L

  • Referencia: 19
Tiempo de envío: Envío en 24/48h
13,02 € (impuestos inc.) 10,76 € (impuestos excl.)
Impuestos incluidos
Disponibilidad: check Disponible

Ficha técnica

  • La Bodega Dominio de Tares
  • Marca Dominio de Tares Cepas VIejas
  • D.O Bierzo
  • Tipo Mencia
  • Añada 2016
  • Grado 14 % vol.
  • Variedad Mencia
  • Maridaje Aperitivos
    Arroz de
    Carne adobada
    Queso Ibérico
Descripción

Vino Tinto de unas cepas de 60 años, de la variedad Mencía, se obtiene el vino que nos presenta la bodegas Dominio de Tares. Con una D.O. Bierzo. La vendimia se realiza a mano, cuando la uva ha conseguido su punto álgido de madurez. Obtenido este punto y durante la maceración es cuando las partes sólidas contribuyen con una mayor cantidad de componentes fenolíticos al mosto. Y así obtiene una mayor expresión sensitiva y mejor estructura. Con un leve estrujado se lleva a macerar durante semana y media a una temperatura controlada de 30º, durante ese periodo hace un remontado diario. Una vez terminado se procede a encubar en barricas nuevas de roble francés Allier y Nevers y así comenzar con una crianza de 9 meses, que una vez transcurrido se clarificara con albumina y embotellara sin filtrar. Al contemplar este vino podemos observar un intenso tono rojo cereza con un brillante ribete violeta; tiene una capa media-alta con una lágrima simple y con un leve color. El conjunto aromático que presenta es bueno, intenso y profundo, en el que aparecen expresiones variadas de flores violetas y frutillos negros silvestres armoniosamente combinadas con sensaciones lácticas, y matices especiados de pimienta jamaicana con frescos tonos de regaliz y cacao. Posee un fondo mineral y terrosos que recuerdan a ahumados vegetales. Resulta en boca un vino muy amable, fresco y sutil, ligero pero sabroso al paso, con medio cuerpo y una sensación buena a fruta madura, con recorrido medio y no muy persistente, se notan mucho los taninos. Se degustan tonos dulzones y tiene marcada acidez pero un buen equilibrio con la sensación frutal. De buen retorno aromático, ahumado y especiado, el retorno medio está lleno de frutos negros maduros y puntos torrefactos con matices florales. Un vino que no presenta complicaciones, aunque que esconde sus misterios, elegantes y sutiles.

close